martes, 5 de diciembre de 2017

CEREMONIA DE SANACIÓN DE LINAJE MASCULINO - INTEGRACIÓN - Ale Juárez

MUJERES Y HOMBRES SANANDO SUS LINAJES 
Las mujeres venimos sanando nuestro linaje femenino con el Rito del Útero desde hace ya años. Muchas de nosotras hemos participado en las Ceremonias a veces junto a los hombres, que como Guardianes nos acompañaban fuera del círculo sosteniendo la energía femenina y representando la energía masculina.
VER VIDEO:
Ha llegado el momento de integrarnos en la sanación de los linajes masculinos. Ya es tiempo de equilibrar estas dos energías dentro y fuera de nosotros. Seremos las mujeres sacerdotisas, madres, diosas, quienes abracemos a los hombres para entregarles el florecimiento de nuestra belleza y serán ellos quienes nos entregarán sus semillas de vida para que juntos las alimentemos con la luz del Amor. 

INTEGRACIÓN: LA CONCIENCIA PARA EVOLUCIONAR 
Hoy muchas mujeres que venimos trabajando en sanación, ya estamos preparadas para ejercer la acción compasiva. Para abrazar a los hombres, permitirles que sean sensibles, que lloren, que se expresen. Contarles que necesitamos su fuerza y su protección, pero también que encuentren y puedan reconocer su lado femenino para comprendernos mutuamente. Hay muchos hombres que están ya comenzando a sanar, respetando sus tiempos propios y los de las mujeres. Hay muchos hombres tan dispuestos a sanar como las mujeres.
Si te sentís parte de esta nueva conciencia, integrando estas dos energías en ti y sanando tu linaje femenino y masculino, te invitamos amorosamente a que nos acompañes a colaborar con este maravilloso Servicio participando de las Ceremonias. Nos acompañará el abuelo fuego y el tabaco, como símbolo del padre. 
Ale y Damián
POR QUÉ SANAR TU LINAJE MASCULINO
Al igual que el femenino, lleva roto miles de años. Durante el patriarcado, se ha ensayado la construcción de la masculinidad, no de forma muy acertada, pero sí de forma suficiente como para saber hacia “donde no ir”. De todos estos años podemos rescatar aprendizajes que nos aporten sabiduría para re-direccionar, de forma más asertiva, la construcción de lo masculino.
Eso qué implica? pues que en la historia de nuestras familias fácilmente encontramos que lo masculino (en los hombres y en las mujeres) ha dañado lo femenino, como resultado de una búsqueda de fuerza, verdad, justicia, poder… Una búsqueda mal entendida y, por lo tanto, con resultados nefastos. Pues lo masculino sin lo femenino está incompleto, inmaduro, carente, dañado, desarmonizado. Y lo mismo ocurre con lo femenino que carece de lo masculino.
Ceremonia Sanación de linaje masculino
Así, en la historia de nuestras familias fácilmente encontramos a hombres que han maltratado, abusado, amenazado a sus mujeres y también a sus hijos, hombres agresivos, alcohólicos, con comportamientos destructivos… O todo lo opuesto, hombres ausentes y hombres débiles, porque en sus ancestros la masculinidad había supuesto un peligro y era mejor ser débil o estar ausente (física y/o psicológicamente) que suponer un peligro para los seres queridos, no se nos vaya a descontrolar la fuerza, la agresividad, la potencia, la energía…
Cómo puede un hijo construir una masculinidad sana, construirse como hombre, cuando su padre ha sido peligroso, mentiroso o ha estado ausente? No puede. Se construye desde lo que “no quiere”, porque le falta una parte, su linaje masculino.
De este modo, solo sanando el linaje masculino se puede construir una masculinidad sana, armoniosa y completa. Cuando esto tiene lugar, el vínculo padre-hijo se restaura y de nuevo circula la fuerza, la energía, la potencia y, por lo tanto, el amor y la vida.
A veces el daño es tan grande que es necesario recurrir al mundo sutil, para buscar en la dimensión transpersonal un símbolo o un arquetipo que permita sanar la masculinidad dañada y que a la vez aporte las bases para empezar a construir una masculinidad madura e integrada.
Ceremonia Integrando el Sagrado Masculino
Por lo tanto, sí se puede restaurar el linaje masculino (al igual que el femenino).


Es cada vez más urgente construir una masculinidad, tanto en lo individual como en lo colectivo, que afirme, proteja, apoye, sostenga, pero que a la vez también nos deje libres para experimentar y enriquecernos desde la diversidad de experiencias e identidades (individuales y colectivas). Así amor y masculinidad no sólo serán compatibles, sino que se potenciarán mutuamente creando una poderosa fuerza Universal que generará el equilibrio en la Tierra. 
UNA VIVENCIA CON LA SANACIÓN DE LINAJE MASCULINO
En el año 2013, durante un viaje entre amigas, fuimos invitadas, sin haberlo planeado, a una Ceremonia, donde participamos 9 mujeres y un cacique del linaje de los aborígenes comechingones. La Ceremonia transcurrió hermosa, y fue precisamente allí, donde
durante la meditación con el bombo legüero del anciano que llevaba adelante la Ceremonia, con su sonido repetitivo y profundo como los latidos del corazón, de repente, me trasladé a otra dimensión. De pronto, estaba en junto a seres de luz y abuelos en una Ceremonia, que transcurría paralelamente en esa dimensión, donde estos ancestros, en círculo sostenían a todo el grupo de mujeres...Una nube violeta púrpura nos envolvió y los hombres, nuestros hombres, comenzaron a aparecerse en el centro del círculo…las mujeres, soplamos a cada hombre con esta energía violeta saliendo de nuestro aliento, como un viento poderoso que purifica, permitiendo que se liberen las memorias dolorosas de su linaje. Podía ver a mi padre, mis abuelos, mis hijos, mis hermanos y los hombres de todas las mujeres que participaban del círculo. Éramos las mujeres sanando los linajes de los hombres… Fue una de mis compañeras, con sus plumas de cóndor, quien me trajo de vuelta a esta tercera dimensión.
No supe en ese momento el significado de todo aquello. No pude comprender la importancia de la Ceremonia hasta sanar mis linajes. No fue hasta encontrar mi compañero de vida, que supe la necesidad del trabajo de las parejas. Juntos, hemos transitado un camino hacia el centro, hacia el equilibrio, haciendo concesiones mutuas en base al Amor que nos une. Hemos caminado junto a varios matrimonios sagrados y hemos podido vivenciar la fuerza, la magia, la abundancia y el poder sanador que las parejas equilibradas irradian.  


Ahora comprendemos que es tiempo de integración. Al regresar de nuestro último viaje, donde rescaté el báculo que llevé a esa Ceremonia y que tuve guardado todos estos años sabiendo que en algún momento sería activado, decidimos entregar amorosamente esta Ceremonia de Sanación de linaje masculino.

Ale y Damián

No hay comentarios:

Publicar un comentario